Fondo

TIERRA

La tierra sobre la que se asientan los viñedos es de textura gruesa, arenosa, con un elevado contenido de arena silícea y muy bajo contenido en arcilla. Son suelos ácidos, permeables, de poca o mediana profundidad y con la roca madre del subsuelo en proceso de descomposición.

La inclinación del terreno permite crear microclimas especiales con mayor exposición solar y además mejora el drenaje y reduce la erosión.