Fondo

LA VOZ DE GALICIA.
22 de enero de 2012.


Habilitó Laureano Oubiña hace décadas una de sus bateas en la Ría de Arousa, entre O Grove y Cambados, para que amigos y clientes disfrutasen en directo de sus ostras y del vino que en cada ocasión se pusiera a tiro.  Ahí en medio de la ría encontramos la raíz del nuevo Laureatus , que nace a la sombra de la fama de Mariscos Laureano.

Fue la batea durante años excursión obligada para visitantes y curiosos de eso que hemso convenido en llamar mundo del vino y la gastronomía. Buena parte de los acercamientos institucionales promocionales a los vios de Rías Baixas, periodísticos u hosteleros, pasaban , siempre que el tiempo lo permitiese, por el iempre acogedor Laureano Oubiña, quien llegado el momento y por la fuerza de la lógica, acabó abriéndose su propio hueco. Se rindió a la evidencia, plantó viñedos, creó su bodega y ahora ya tiene etiqueta. Este primer Laureatus es el fruto de la vendimia de 2010. Elaborado sin prisa y tras un largo decanso, se asoma al mundo con el fruto de sus casi diez hectáreas, que le permitieron alcanzar 70.000 kios de uva...