Fondo

REVISTA MI VINO Nº 171 .
7 de Febrero de 2012.


Vive España un momento dulce para los vinos blancos. Durante décadas ha reinado la mentalidad que desechaba cualquier goce o cualidad de estos vinos. Afortunadamente ahora en cualquier zona vitícola puede brillar o sorprender un blanco distinto y original. En Galicia no paran de brotar bodegas que elaboran blancos de mucho futuro. Y uno de los ejemplos más claros es este Albariño auspiciado por Laureano Oubiña, hombre aferrado a la mar no en vano trabaja bateas en las rías y posee uno de los mejores centros de expedición moluscos de España, aunque desde hace tiempo su ilusión ha sido elaborar su propio vino. Cuando se lo propuso adquirió tres parcelas en el Valle del Salnés, permeables, con un elevado contenido de arena silícea, con viñedos ya formados de Albariño. El que presentamos es un blanco fresco y muy varietal, aunque dentro de poco nos promete más...-

Cata:
Límpido color amarillo con tonos verdosos, muy atractivo. Destacan sus aromas de fruta madura, manzana golden, junto a los recuerdos de hierba recién cortada y tonos amielados. Es un vino goloso, amplio y de suave paso de boca, con un final muy fresco y de desarrollados aromas varietales.

Ver Artículo original.